¡Oferta! Agotado

Succionador de Clitoris Pluse Pink

$175,000 $105,000

Agotado

Descripción

¡Este producto no aplica para entrega express! 

El Succionador de Clitoris Pluse Pink es super silencioso capaz de darte los más deliciosos orgasmos.

  • Cuidado y limpieza: Jabón suave o limpiador de juguetes.
  • Confidencialidad: Tus pedidos se envían en una caja o sobre totalmente sellado y opaco sin ningún tipo de marcas externas. Para nosotros es muy importante tu privacidad.

Lee nuestro artículo ¡TÓCATE MUJER! EL PLACER FEMENINO!


El succionador de clítoris es un juguete sexual que ha conseguido ganarse la medalla de oro tanto en ventas como en presencia en las redes sociales.

¿Qué está ocurriendo?

Muchas mujeres han empezado a empoderarse, a conocer su cuerpo, a admitir que gran parte de ellas llega al orgasmo a través del clítoris, y para eso el succionador es un gran aliado.

De hecho se ha empezado a cuestionar que para alcanzar el placer femenino haga falta la penetración y, con ello, se puede empezar a reducir la presión sobre la importancia del “tamaño masculino”. También va a afectar a la exigencia de tener que llegar a la penetración para considerar que se ha tenido una relación sexual completa y satisfactoria.

Las ventajas

El éxito del succionador estriba en que este consigue que muchas mujeres lleguen rápidamente al éxtasis, y sin demasiado esfuerzo (se habla de una media de menos de dos minutos). De hecho, algunas mujeres consiguen gracias a este juguete alcanzar por primera vez en su vida el orgasmo.

El uso del succionador es bastante sencillo, aunque cada modelo es ligeramente distinto, por más que a menudo se les denomine a todos como Satisfayer, que es una de las marcas más conocidas. En general, se trata de un juguete con un pequeño dónde se debe colocar el clítoris y después, al encenderlo empieza el movimiento. Por tanto, basta con situar el aparato en la vulva.

De todos modos, es importante familiarizarse primero con él. Quizá podemos empezar colocándolo en otras zonas, como los pezones, y ver qué se siente. Y empezar con intensidades más suaves, ver si nos gusta utilizarlo al principio, hacia el final o durante todo el proceso de masturbación; probar si es más placentero con lubricante o sin, etcétera.

Tomado de lavanguardia.com