Fisting: ¿Qué es y cómo se hace?

Placer Anal a lo grande

 

Si te has preguntado ¿Qué es el Fisting?.  Ya sea por que lo viste en alguna página de internet, lo oíste en una conversación o tienes una idea y te llama la atención saber más, te damos una introducción a esta práctica  y tips básicos para disfrutarlo a lo grande, literalmente.

¿Que es el Fisting?

 

El Fisting es una práctica sexual asociada al placer de conseguir una dilatación anal o vaginal mucho mayor a la habitual, utilizando las manos o juguetes especializados. Aunque frecuentemente se busca la inserción total del puño, este no debe ser el elemento central del placer en esta práctica, sino el proceso de alcanzar esa dilatación.

Para muchos es una práctica completamente desconocida, o demasiado extrema para intentar, siendo mucho más habitual su práctica entre hombres que tiene sexo con hombres, aunque muchas parejas heterosexuales la disfrutan, ya sea ella quien recibe o él.

Fisting para hombres
Young homosexual couple kissing tenderly while standing in embrace

Historia del Fisting

Como la mayoría de prácticas sexuales alternativas, la historia occidental guarda poco o nulo registro sobre el Fisting. Aun así, existen sexólogos como Robert Morgan Lawrence que piensan que se puede remontar prácticamente a la historia de la humanidad, ya que el impulso natural de penetración nos ha acompañado a lo largo de nuestra evolución. Además no podemos saber lo que miles de generaciones hicieron en su intimidad.

Jack Morin en su libro “Anal Pleasure and Health: A Guide for Men, Women and Couples” (2010) afirma encontrar referencias sobre el Fisting en la India hace más de cuatro mil años. Incluso hay rumores históricos que dice que el emperador romano Calígula, disfrutaba de está practica regularmente, aunque no hay evidencias de esto.

Historia Moderna

Las primeras referencias aceptadas del Fisting, se manifestaron a principios del siglo XX en Alemania, durante el periodo conocido como la República Weimar. Periodo de la historia conocido por una oferta y consumo desenfrenado de todo tipo servicios sexuales causado por las condiciones de vida impuestas por la derrota en la primera Guerra Mundial.

SEXO Y FISTING

Casi 50 años después, luego de las revueltas de Stonewall, la recién empoderada población gay de Nueva York y San Francisco, creó clubes privados donde entre otras prácticas, el Fisting era parte de la cotidianeidad. Según la antropóloga Gayle Rubin, se configuró además, como una apropiación como forma de identidad de la naciente cultura homosexual. Durante este época el filósofo y sociólogo Michel Foucault dedicó parte de sus estudios a esta y otras prácticas fetichistas.

Posteriormente con la masificación de la pornografía, primero a través de los sistemas de video y después con el internet. El Fisting se hizo mucho más habitual dentro de la población gay y los grupos fetichistas de diversas sexualidades a nivel mundial favoreciendo el desarrollo de Juguetes y Lubricantes especializados.

¿Cómo hago Fisting?

Antes de empezar

El primer paso un buen aseo personal,  sobre todo si vas a practicar Fisting anal.

Para esto es fundamental tengas una alimentación suave en las horas previas al encuentro. Una hora antes aproximadamente ve al baño y trata de evacuar lo más posible y luego procede a hacerte un lavado interno utilizando una ducha íntima.

El Fisting implica una penetración mucho más profunda que el sexo habitual por lo que el lavado debe ser mucho más meticuloso  y prolongado.

Al empezar

Busca una posición cómoda, que te permita relajar todos los músculos de tu cuerpo. Relájate física y mentalmente, y sobre todo confía en tu pareja. 

Empieza introduciendo un dedo luego, tal vez más; utilizando siempre la cantidad de lubricante que sea necesaria para que no cause molestia. Lentamente acostúmbrate al tamaño de los dedos, con lentos movimientos hacia adentro o afuera. Cuando sientas que lograste acostumbrarte al tamaño, lentamente introduce uno más,  repitiendo el paso anterior.

Si vas a utilizar juguetes, empieza igualmente desde el más pequeño y aumenta de forma gradual.

Es importante entender que el Fisting no es una carrera de velocidad, sino que requiere tiempo, cuidados y paciencia. Es decir, debes tomarte el tiempo necesario para conseguir la dilatación necesaria para lograr un nivel de dilatación tal que eventualmente puedas introducir la mano completa o los juguetes de mayor tamaño (Probablemente no lo lograrás en un primer intento. Terminarías por hacerte daño).

Si eres quien esta fisteando, pon mucha atención a tu pareja.  Las expresiones de su rostro, los movimientos voluntarios e involuntarios de su cuerpo te dirán qué tan bien la está pasando y por dónde es el camino a seguir.  Recuerda que en el Fisting la atención está en quien recibe. 

 

 

Fisting y protección

Posibles riesgos relacionados

El mayor riesgo que tiene el Fisting es lastimar los tejidos internos vaginales o anales.

Estas heridas son causadas por dos motivos. El primero son las uñas de quien está fisteando, ya que estas pueden cortar o rasguñar el tejido interno provocando heridas.  El segundo es el desgarro del tejido, el cual sucede cuando se intenta dilatar de manera apresurada o sin suficiente lubricante, por lo que el tejido no logra estirarse lo suficiente y se rompe ante la tensión.  

Estas heridas suelen ser difíciles y lentas de recuperar, además de que pueden infectarse fácilmente siendo la puerta de entrada a diferentes ETS incluyendo el VIH. 

Este riesgo también existe para quien utiliza su mano desnuda para fistear, ya que pequeñas heridas en la mano o la cutícula facilitan el ingreso de microorganismos.  Por esto es recomendable utilizar siempre guantes de látex, nitrilo o polipropileno a modo de “condón” para la mano. Este además facilita la penetración al ser mucho más resbaloso con el lubricante y reduce la cantidad absorbida por la piel.

Las fisuras anales son otro riesgo menos habitual pero más peligroso. Son heridas abiertas y sangrantes causadas por un desgarro mayor del esfínter.  Asimismo, el uso de juguetes inadecuados o de baja calidad, puede provocar accidentes en los cuales el juguete queda atrapado dentro del esfínter. Para ambos casos es necesario recurrir a la sala de emergencias de inmediato.

En caso del Fisting vaginal existe un alto riesgo de lastimar y dañar irremediablemente el sistema reproductivo. Por esto, es recomendable nunca hacer con la mano una penetración más profunda que  la muñeca y ser extra cuidadoso con los juguetes de mayor tamaño. Siempre debes prestar atención ante cualquier señal de alarma. 

Otros Riesgos

Finalmente, aunque no puede ser catalogado como un riesgo directo, la práctica habitual del Fisting puede provocar un síndrome de acostumbramiento a la dilatación excesiva. Esto hace que el tamaño de penes reales no sea satisfactorio para encuentros sexuales.  Debido a esto, muchos de quienes lo practican ven limitados sus encuentro sexuales exclusivamente al Fisting.

 

Drogas y Fisting

Para quienes disfrutan del esta práctica no es extraño utilizar diferentes tipos de drogas. Estas se usan para facilitar la penetración, reducir el dolor, o para disfrutar de sensaciones diferentes.

Sea cual sea la motivación, es importante recordar que el Fisting le exige de manera considerable al cuerpo, tanto en resistencia física como al sistema inmunológico. Por lo que el efecto o la resistencia a las drogas puede verse afectado o potenciado a niveles peligrosos.

Drogas y fisting
packings of pills and capsules of medicines on white background

No fomentamos el uso de sustancias ilegales. Pero si en el libre desarrollo de tu vida, decides hacerlo, recomendamos hacerlo de forma moderada y gradual, evitando el consumo excesivo o mezcla de sustancias, ya que puede provocar heridas y daños permanentes en el cuerpo.

Si te gusto comparte comparte con tus amigos, ellos te agradecerán. Síguenos en Facebook e Instagram como @Jugandoconganas

Disfruta de tu sexualidad sin Prejuicios y Tabúes.

Click a quí para saber más de este producto

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.