BDSM – Dominación e intercambio de poder – ¿Que es y cómo se hace? 

 Para entender mejor  que es el BDSM y como se “hace”, vamos a separarlo en dos partes. La dominación y dinámicas de intercambio de poder están más vinculados con un aspecto intelectual y emocional. El sadomasoquismo en el aspecto físico y corporal.

El término BDSM es la sigla de las palabras Bondage, Dominación, Sadismo y Masoquismo. Es utilizado para agrupar infinidad de prácticas y experiencias individuales o colectivas que podrían considerarse similares, vinculadas directamente a relaciones sexuales o fuera de ellas.  

   

Foto tomada de www.glango.com.ve

¿Qué es la Dominación e intercambio de Poder?

 Para una gran mayoría es una fantasía. Para algunos un rol temporal que asumen para disfrutar durante el sexo o fuera de él, para otros una de ver, entender y disfrutar de las relaciones humanas.

 En la forma que sea. las dinámicas de intercambio de poder. Cómo se definirían técnicamente. Están presentes en la mayoría de seres humanos ya sea en el rol de dominante, quien tiene el poder, o de sumiso, quien lo entrega.

 En estas una o varias personas decide entregar el poder a otra persona, de forma voluntaria, durante un tiempo determinado para que el o ella disfrute según su absoluta voluntad.  Aunque frecuentemente incluyen relaciones sexuales. No están limitadas a estas por lo que el erótismo y placer vinculados sobrepasan los límites de la habitación.

BDSM

 Foto tomada Pinterst Galette Des Rois Frangipane

Origen de placer de la dominación 

 El origen y el hecho que sea tan común en nuestro comportamiento público y privado. Es un tema estudiado por la psicología, sociología y antropología por décadas. Teniendo como resultado cientos de teorías. Algunas más aceptadas y sustentadas que otras. Desde  basadas en nuestra evolución como mamíferos sociales impregnado en nuestro ADN; hasta otros como una construcción completamente social y cultural. 

Sea cual sea el origen. El placer de sentir el poder y control sobre otra persona, así como el de entregarlo es un comportamiento más que habitual en las relaciones sexuales, emocionales y sociales de todos los seres humanos, bien decía Oscar Wilde “ Todo en la vida trata sobre el sexo, excepto el sexo. El sexo trata sobre el poder”.

 Hay personas que identifican este comportamiento o tendencia, junto con las implicaciones y satisfacciones que este trae, deciden empoderarse y expresar de forma abierta los comportamientos, emociones y funciones del los roles que asumen en un contexto sano, seguro y consensuado junto a personas con gustos y deseos complementarios.

BDSM

Foto tomada BMOA www.bootedmentobeadmired.tumblr.com

 Gracias a la práctica habitual y el desarrollo personal que esta permite, muchos de quienes practican el BDSM concuerdan con la sensación o estado mental que se conoce según el rol que se asuma como “Sub Space” o “Dom Space” por los términos en inglés. Este se describe como un estado mental y emocional altamente satisfactorio, motivante y desestresante vinculado directamente con la satisfacción explícita de las necesidades físicas, verbales y emocionales de sumisión o dominación.  

 

Aunque las dinámicas de intercambio de poder parecer  separar los roles dominantes y sumisos en posiciones antagónicas una de la otra, en los cuales se clasifican a las personas.  Como cualquier otra conducta humana, la realidad es una gama de diferentes comportamientos y respuestas a estímulos tan diversos como cada uno de quien las practica, siendo habituales personas que disfrutan tanto del rol sumiso como dominante.

En algunos casos, los vínculos afectivos que se crean alrededor de las prácticas BDSM crean relaciones sanas, estables y duraderas. En la que los miembros permanecen en sus roles de forma permanente y  dejando de lado los juegos de rol y representaciones que se pueden llegar a hacer de estos en momentos sexuales específicos. Este tipo de relaciones se conocen como 24/7.

Es importante aclarar que el BDSM como término teórico y socialmente aceptado por sus practicantes se basa en las bases de un intercambio de poder sano, seguro y consensuado que buscan el desarrollo personal y la construcción de relaciones positivas.  Dejando de lado aquellas demostraciones de poder abusivas, violentas o destructivas.

BDSM

Foto tomada de www.trendhunter.com

 

Como iniciarme en el BDSM

En toda práctica en la que se quiera incursionar es fundamental explorar y conocer un poco de esta antes de iniciarse. Más aún en el BDSM ya que este no solo implica objetos o prácticas físicas nuevas, sino además un componente intelectual y emocional que no se puede dejar de lado si quieres llegar a disfrutar completamente.  Ya sea por medio de la lectura de artículos, conversaciones personales con practicantes más experimentados o incluso existen videos en Youtube que contienen información bien organizada con la que aprender.

No es recomendable usar fuentes pornográficas como método de aprendizaje, ya que estas no están creadas como material informativo o educativo sino simplemente películas que buscan recrear fantasías muy lejanas de la realidad. 

Además, es importante entender que no hay una forma correcta o incorrecta de practicar el BDSM, ni hay una forma estandarizada del mismo, por lo que este se enmarca principalmente en los gustos y límites de cada uno.

BDSM

Los límites son aquellas prácticas, situaciones o comportamientos que están por fuera de lo que se quiere hacer o experimentar.  Principalmente por parte del o la sumisa, pero quien tiene el poder también puede tener límites establecidos que no quiere cruzar.  Estos límites deben ser comunicados y entendidos plenamente por todas las partes involucradas para evitar cruzar la línea entre el juego consensuado y el abuso

También es importante establecer previamente una palabra de seguridad, La cual  debe ser una palabra simple, que sea muy fácil de recordar y entender por ambas partes. La cual al decirla,  debe marcar un alto total en lo que se esté haciendo. Ya sea por qué se sobrepasó un límite previamente acordado o por que lo que sea que se está viviendo ha superado la tolerancia física o mental de alguno de los participantes.

Como hacerlo

En cuanto a las prácticas o formas de expresar este intercambio de poder, el limite es tu imaginación. Puedes empezar por amarrar o restringir de algún modo al sumiso,  la pérdida del control físico, ya sea de movimiento o escape ayuda a establecer de manera clara y directa quien tiene el poder. También es frecuente el uso de símbolos físicos que ayudan a establecer de manera visual el rol de cada uno, por ejemplo, es muy común que los y las sumisas usen un collar, de diversidad de formas y materiales, como símbolo de su posición, sumisión y sentido de pertenencia a su dominante.

Para muchas parejas establecidas y en construcción es común utilizar rutinas o rituales específicos, como forma de control y expresión de obediencia y disciplina. Estas pueden incluir actos sexuales aspectos, domésticos y cotidianos o momentos específicos de carácter ceremonial o conmemorativo. 

El dolor es otra forma habitual de expresar el poder sobre otra persona. Ya al infringir o sentirlo como forma de castigo, en el cual se quiere modificar algún comportamiento; o entrenamiento para la mejora de los encuentros.

Riesgos vinculados

El primer riesgo en el BDSM, y el más explícito también, es el riesgo físico al que se expone al incursionar en varias de las prácticas vinculadas.  Muchas de estas pueden causar heridas y daños temporales o permanentes en el cuerpo. Por lo cual se debe empezar de forma leve, y aumentar de progresiva, siendo consciente del riesgo y las señales que nos da el cuerpo.

Otro riesgo presente, sobre todo en los juegos de bondage, amarres, momificaciones o similares, está en el riesgo de una evacuación urgente,  ya sea por emergencias externas, como incendios o terremotos. o internas como heridas o episodios de estrés excesivos. Para esto es fundamental tener a la mano unas tijeras de punta roma y buena calidad que pueda liberar las restricciones de forma rápida.  Si estás utilizando restricciones metálicas o con cerraduras, asegurate de dejar una llave en un espacio al que siempre puedas acceder a él de forma rápida.

Uno de los riesgos más grandes del BDSM no es muy evidente, pero puede llegar a afectar de forma considerable y permanente a sus practicantes.  El riesgo emocional vinculado al BDSM se origina en el mismo elemento que lo hace tan satisfactorio. La libertad de sentir y expresar emociones y comportamientos.  Los cuales pueden abrir espacios de vulnerabilidad emocional, revivir experiencias pasadas, o detonar episodios que pueden poner en riesgo la salud y estabilidad mental.  Por esto es importante que lo practiques con alguien que confíes y se establezca una comunicación lo más clara y transparente posible. 

 

El tema Tabú

Finalmente está el riesgo social. De muchas maneras el BDSM puede verse como un closet, similar al que  tiene que afrontar las personas LGBTQ. Empezando por el tabú social que genera el tema, y los prejuicios que existen al respecto.  Es posible que muchas parejas rechacen de entrada cualquier aproximación y es tan respetable como los deseos personales de probarlo. Para esto debes saber con quien lo intentas y como lo haces.

Puedes de entrada buscar practicantes que ya conozcan del tema, lo cual facilitara mucho las cosas. Existen redes especializadas como FetLife.com o Recon.com y grupos locales virtuales o reales que puedes visitar, los cuales ponen en contacto a personas con gustos y preferencias similares.  Recuerda que estos espacios son creados por y para personas que descubrieron este mundo antes que tú. Llegar a juzgar y criticar lo que hacen o como lo hacen no es la mejor forma de conocer gente.


Descubre más de los festivales fetichista con nuestro artículo Torture Garden el mayor evento fetichista.


Si quieres empezar con alguien que no tiene idea. empieza mencionando el tema, o partes de este y evalúa la reacción que tiene. Según la respuesta que tengas, podrás seguir explorando sus gustos y fantasías y proponer las tuyas.  Si finalmente no logras poner a la otra persona en sintonía lamento decirte que no hay mucho que puedas hacer y deberás decidir qué prefieres.

  Si de lo contrario encontraste alguien adecuado para ti, con quien compartir y vivir esta experiencia de una forma segura. Empieza como prefieras, o como prefiera tu pareja,  según el rol que asumas. Déjate llevar por este y disfruta ese lado tuyo que siempre estuvo ahí. 

 El BDSM es en definitiva un aspecto de la sexualidad humana mucho más frecuente y placentero de lo que nos imaginamos. Así mismo es mucho más amplio que un conjunto de prácticas, objetos y estéticas.

Para quienes lo practican puede llegar a convertirse en un estilo de vida y una comunidad. De forma personal, es un viaje de autoconocimiento y exploración; que te mostrará todo un mundo nuevo y una parte de ti que no podrás olvidar.


También te puede interesar nuestro artículo BDSM: 5 tips para jugar seguro


(Vamos a escribir el articulo sobre Sadomasoquismo,  Danos unos días)

Click a quí para saber más de este producto

Comparte con tus amigos o parejas y experimenta nuevas formas de placer.

Síguenos en Facebook e Instagram como @jugandoconganas y disfruta del todo contenido que tenemos para ti.

 

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.